Advanced Technology Solutions avanza en la región con soluciones de redes inteligentes.

Advanced Technology Solutions avanza en la región con soluciones de redes inteligentes para carriers que agregan valor por sobre la infraestructura tradicional. También cuentan con una división para industrias, finanzas y servicios con soluciones de integración de computación y telefonía. Cada ciclo económico debería beneficiar a algunos jugadores en detrimento de otros. No es lo que ocurrió en el caso de ATS (Advanced Technology Solutions). Supo, o la casualidad la llevó a, capitalizar cada momento para impulsar una especialidad en general reservada a empresa globales de la talla de Lucent, Nortel, Alcatel, Siemens o Ericsson. La historia de la empresa nació en 1991. “Nos dedicamos a las telecomunicaciones porque previmos que la desregulación del sector generaba una oportunidad”, define Claudia Riviere, presidente y fundadora de la compañía. Riviere provenía de dirigir los sistemas y las comunicaciones del Citibank, de modo que su background técnico le hubiese abierto las puertas en cualquier otra especialidad tecnológica, pero la sociedad con su hermano, Julio, la llevó por el camino telco. Comenzaron con sistemas de procesamiento de voz e interacción por tonos, hasta que llegó un negocio que le dio un impulso trascendente. Nortel se había comprometido a entregar a Telefónica y Telecom un sistema para el servicio de reparaciones (114) y quien venía desarrollándolo flaqueó. Esto marca una primera época, en la que las telcos aún lidiaban con la herencia tecnológica de la privatizada ENTel y para hacer funcionar los sistemas sobre una mezcla de centrales telefónicas y conectividades de diversas calidades requería de un baqueano. La empresa que guió a la canadiense por ese territorio fue ATS, que se llevó como premio un primer contrato world class. Es la época que Riviere caracteriza como una etapa en la que “había trabajo para todos”. Uno a uno y devaluación El segundo ciclo, ya con la Argentina dolarizada, también benefició a ATS. Se plantearon aprovechar sus conocimientos en comunicaciones para proponerles a los Operadores nuevos negocios sobre la infraestructura instalada. Fueron varios los contratos del momento, con las cuatro operadoras celulares, pero quizás el más paradigmático fue una implementación en Movicom, que requería un tarifador capaz de cambiar rápidamente de planes, pagos o prepagos, con promociones o sin ellas, variables según los horarios, aplicables a determinadas zonas o no. Tanta pasión latina superó las posibilidades del world class Priority Call que propiciaba BellSouth, y Movicom debió contratar a alguien que pudiera seguir más de cerca el negocio: ATS.Naturalmente, la devaluación los impulsó nuevamente, por razones fáciles de imaginar, y en la actualidad no dan abasto para conseguir personal calificado suficiente para atender los requerimientos de un ambicioso plan de expansión regional que tienen en pleno desarrollo. Desde 1997 trabajan en Brasil desde San Pablo, y esperan cerrar en breve contratos de distribución en Perú, Ecuador, y Colombia. Redes inteligentes El arte de sumar valor a las redes, tanto fijas como móviles, transcurre por dotarlas de la inteligencia necesaria como para que puedan prestar nuevos servicios. Si de celulares se trata, esto abarca desde la posibilidad de roaming en las diferentes tecnologías (Ver Recuadro de tendencias aparte) hasta servicios para empresas como las redes privadas virtuales. La explosión celular en la región le abre a ATS posibilidades de negocios en Latinoamérica. Su último cierre de balance el 30 de junio de 2004 la encontró percibiendo $8 millones en la Argentina y 6 millones de reales en Brasil. Pero mientras en el país esperan crecer 40 por ciento en el próximo ejercicio, en el vecino esperan una tasa superior al 120 por ciento, según estima Riviere. El sistema de redes privadas virtuales permite a las empresa discar desde el celular un interno de la compañía como si el empleado estuviese llamando desde el teléfono fijo de su escritorio. Además, facilita a la propia empresa usuaria administrar mediante una interfaz web los cargos que asumirá como propios y los que descontará por uso particular de su empleado si éste, por ejemplo, utilizó el móvil fuera del horario del trabajo. Por caso, la operadora paulista BCP (adquirida por América Móvil el año pasado en US$625 millones a BellSouth) vendió el servicio a 7000 empresas, que conectaron esa facilidad a unos 100 mil usuarios. A su vez, Claro (operador de América Móvil en Río de Janeiro y otras ciudades) adquirió el sistema el año pasado y lleva reclutadas a 1.100 empresas que aplicaron redes privadas virtuales a unas 18.000 personas. “Nuestro diferencial es que producimos sistemas para todas las tecnologías (CDMA, GSM, TDMA) y podemos estar más cerca de las necesidades particulares del cliente que los world class clásicos”, define Riviere. Julio Pironio es gerente de Desarrollo de Software de ATS. Consultado sobre la evolución de los estándares en la región, explica que TDMA irá desapareciendo y GSM sustituirá a CDMA en la mayoría de los casos, habida cuenta del protagonismo concentrado en tres Operadores: Telmex, Telefónica, y Telecom Italia, que se han volcado hacia la norma europea. El experto admite que en ciertas funcionalidades CDMA supera a GSM, como es la optimización de la utilización de la batería por un menor consumo de energía, pero añade que el mayor volumen desplegado por GSM abarató sus terminales, un componente insoslayable en el costo de una operación celular. ¿Cuál de las dos tecnologías resulta más apta para el montaje de redes inteligentes? “Se puede trabajar con ambas, pero la ventaja de GSM es que al ser un estándar abierto y gratuito, permite conocer y actuar hasta con los menores detalles, simplificando y abaratando los desarrollos”, responde Pironio.